Bruma. Prácticas de residir